Archivo de la categoría: Papa Francisco

Papa Francisco tiende un nuevo puente hacia las iglesias ortodoxas y orientales

Una pareja de ortodoxos que escapan de la guerra de Ucrania y que no encuentran a un sacerdote para bautizar a su hijo pueden hacer petición a la Iglesia católica para que realice el bautismo. Pero esto no cambia la pertenencia del niño. Este es un ejemplo, de tantos casos posibles, de personas que se benefician,…

a través de Papa Francisco tiende un nuevo puente hacia las iglesias ortodoxas y orientales — Aleteia.org | Español

Texto y audio completo de la meditación del Papa Francisco: “El perdón de Dios no conoce límites”, lo recuerda el Papa en Asís

Texto y audio completo de la meditación del Papa Francisco

 

Quisiera recordar hoy, queridos hermanos y hermanas, ante todo, las palabras que, según la antigua tradición, San Francisco pronunció justamente aquí ante todo el pueblo y los obispos: «Quiero enviar a todos al paraíso». ¿Qué cosa más hermosa podía pedir el Pobrecillo de Asís, si no el don de la salvación, de la vida eterna con Dios y de la alegría sin fin, que Jesús obtuvo para nosotros con su muerte y resurrección?

El Paraíso, después de todo, ¿qué es sino el misterio de amor que nos une por siempre con Dios para contemplarlo sin fin? La Iglesia profesa desde siempre esta fe cuando dice creer en la comunión de los santos. Jamás estamos solos cuando vivimos la fe; nos hacen compañía los santos y los beatos, y también las personas queridas que han vivido con sencillez y alegría la fe, y la han testimoniado con su vida. Hay un nexo invisible, pero no por eso menos real, que nos hace ser «un solo cuerpo», en virtud del único Bautismo recibido, animados por «un solo Espíritu» (cf. Ef 4,4). Quizás San Francisco, cuando pedía al Papa Honorio III la gracia de la indulgencia para quienes venían a la Porciúncula, pensaba en estas palabras de Jesús a sus discípulos: «En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿les habría dicho que voy a prepararles sitio? Cuando vaya y les prepare sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estén también ustedes» (Jn 14,2-3).

La vía maestra es ciertamente la del perdón, que se debe recorrer para lograr ese puesto en el Paraíso. Es difícil perdonar. ¿Cuánto cuesta, a nosotros, perdonar a los demás? Pensemos un poco. Y aquí, en la Porciúncula, todo habla de perdón. Qué gran regalo nos ha hecho el Señor enseñándonos a perdonar  –o, al menos, tener el deseo de perdonar-  para experimentar en carne propia la misericordia del Padre. Hemos escuchado la parábola con la que Jesús nos enseña a perdonar (cf. Mt 18,21-35). ¿Por qué debemos perdonar a una persona que nos ha hecho mal? Porque nosotros somos los primeros que hemos sido perdonados, e infinitamente más. No hay ninguno entre nosotros , aquí, que no haya sido perdonado. Cada uno piense… Pensemos en silencio en las cosas malas que hemos hecho y cómo el Señor nos las ha perdonado.  La parábola nos dice justamente esto: como Dios nos perdona, así también nosotros debemos perdonar a quien nos hace mal. Es la caricia del perdón. El corazón que perdona. El corazón que perdona, acaricia. Tan lejano de aquel gesto: ¡me la pagarás! El perdón es otra cosa.  Exactamente como en la oración que Jesús nos enseñó, el Padre Nuestro, cuando decimos: «Perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo» (Mt 6,12). Las deudas son nuestros pecados ante Dios, y nuestros deudores son aquellos que nosotros debemos perdonar.

Cada uno de nosotros podría ser ese siervo de la parábola que tiene que pagar una gran deuda, pero es tan grande que jamás podría lograrlo. También nosotros, cuando en el confesionario nos ponemos de rodillas ante el sacerdote, repetimos simplemente el mismo gesto del siervo. Decimos: «Señor, ten paciencia conmigo». ¿Han pensado alguna vez en la paciencia de Dios? Tiene paciencia.  En efecto, sabemos bien que estamos llenos de defectos y recaemos frecuentemente en los mismos pecados. Sin embargo, Dios no se cansa de ofrecer siempre su perdón cada vez que se lo pedimos. Es un perdón pleno, total, con el que nos da la certeza de que, aun cuando podemos recaer en los mismos pecados, Él tiene piedad de nosotros y no deja de amarnos. Como el rey de la parábola, Dios se apiada, prueba un sentimiento de piedad junto con el de la ternura: es una expresión para indicar su misericordia para con nosotros. Nuestro Padre se apiada siempre cuando estamos arrepentidos, y nos manda a casa con el corazón tranquilo y sereno, diciéndonos que nos ha liberado y perdonado todo. El perdón de Dios no conoce límites; va más allá de nuestra imaginación y alcanza a quien reconoce, en el íntimo del corazón, haberse equivocado y quiere volver a Él. Dios mira el corazón que pide ser perdonado.

El problema, desgraciadamente, surge cuando nosotros nos ponemos a confrontarnos con nuestro hermano que nos ha hecho una pequeña injusticia. La reacción que hemos escuchado en la parábola es muy expresiva: «Págame lo que me debes» (Mt 18,28). En esta escena encontramos todo el drama de nuestras relaciones humanas. Todo el drama. Cuando nosotros estamos en deuda con los demás, pretendemos la misericordia; en cambio cuando estamos en crédito, invocamos la justicia. Y todos hacemos así, todos. Esta no es la reacción del discípulo de Cristo ni puede ser el estilo de vida de los cristianos. Jesús nos enseña a perdonar, y a hacerlo sin límites: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete» (v. 22). Así pues, lo que nos propone es el amor del Padre, no nuestra pretensión de justicia. En efecto, limitarnos a lo justo, no nos mostraría como discípulos de Cristo, que han obtenido misericordia a los pies de la cruz sólo en virtud del amor del Hijo de Dios. No olvidemos, las palabras severas con las que se concluye la parábola: «Lo mismo hará con ustedes mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano» (v. 35).

Queridos hermanos y hermanas: el perdón del que nos habla San Francisco se ha hecho «cauce» aquí en la Porciúncula, y continúa a «generar paraíso» todavía después de ocho siglos. En este Año Santo de la Misericordia, es todavía más evidente cómo la vía del perdón puede renovar verdaderamente la Iglesia y el mundo. Ofrecer el testimonio de la misericordia en el mundo de hoy es una tarea que ninguno de nosotros puede rehuir. Repito: ofrecer el testimonio de la misericordia en el mundo de hoy es una tarea que ninguno puede rehuir. El mundo necesita el perdón; demasiadas personas viven encerradas en el rencor e incuban el odio, porque, incapaces de perdonar, arruinan su propia vida y la de los demás, en lugar de encontrar la alegría de la serenidad y de la paz. Pedimos a San Francisco que interceda por nosotros, para que jamás renunciemos a ser signos humildes de perdón e instrumentos de misericordia. Y podemos orar por esto. Cada uno a su manera.  Invito a los frailes y a los obispos  a ir a los confesionarios – también yo iré-  para estar a disposición del perdón. Hoy nos hará bien recibirlo, aquí, juntos. Que el Señor nos dé la gracia de decir aquella palabra que el Padre no nos deja terminar de decir, aquella que dijo el hijo pródigo:  “Padre he pecado con…”   le tapó la boca y lo abrazó.  Nosotros comenzaremos a decir y Él nos tapará la boca y nos vestirá. “ Pero Padre, tengo miedo de hacer lo mismo mañana”. ¡Vuelve! El Padre siempre está mirando hacia el camino. Mira en espera que regrese el hijo pródigo y todos nosotros lo somos. Que el Señor nos dé esta gracia.

(Raúl Cabrera, Radio Vaticano)

 

Importancia de la imagen milagrosa de la Virgen de Jasna Góra

Importancia de la imagen milagrosa de la Virgen de Jasna Góra

El santuario de Jasna Góra surge sobre una pequeña colina, de donde deriva su nombre, “Monte Claro”. – AFP

 

(RV).-  En Częstochowa, al sur de Polonia, surge el importante Santuario de Jasna Góra. Cada año rezan ante el famoso icono de la Virgen Negra, más de cuatro millones de fieles. Gracias a la comunidad de los monjes paulinos que aquí viven, los peregrinos reciben toda la atención necesaria.

En efecto, este santuario está ligado a la fundación de la Orden de San Pablo Primer Eremita de los monjes paulinos, que custodian y veneran el icono de la Virgen, cuya realización se atribuye al Evangelista San Lucas, aunque los estudios realizados sobre esta tabla indican que es posterior. Independientemente de su origen, hace ya 600 años que esta representación del busto de la Virgen con el niño Jesús en brazos se encuentra en esta nación.

El santuario de Jasna Góra surge sobre una pequeña colina, de donde deriva su nombre, “Monte Claro”, que permite divisar desde lejos su alto campanario. A lo largo y ancho de cinco hectáreas, posee  un parque que lo rodea y una explanada para las grandes manifestaciones. El monasterio consta de dos edificios cuadrados de los siglos XV y XVII unidos por un largo brazo del siglo XVII, que alberga a los sacerdotes peregrinos y al antiguo arsenal.

El Padre General de la Orden de los Monjes Paulinos, Arnold Chrabkowski, nos habla de la importancia de la imagen milagrosa de la Virgen María, que precisamente por esta razón es el lugar elegido para dar gracias por el 1.050 aniversario del Bautismo de Polonia:

Desde Częstochowa, María Fernanda Bernasconi – RV.

Papa Francisco: Iglesia y laicos en salida, misericordia y servicio a familia y vida

Papa Francisco: Iglesia y laicos en salida, misericordia y servicio a familia y vida

Papa Francisco: Iglesia y laicos en salida, misericordia y servicio a familia y vida – AFP

 

(RV).- Laicos, familia y vida. «Iglesia en salida – laicado en salida», mirando con renovada esperanza al futuro y dando gracias al Señor por el servicio y apostolado desarrollado en casi medio siglo, cumpliendo el mandato del Concilio Vaticano II. Son algunas de las exhortaciones del Papa Francisco, al recibir a los participantes en la Plenaria del Pontificio Consejo para los Laicos.

Con su cordial bienvenida, el Papa recordó que, como ya anunció, este Consejo «asumirá una nueva fisonomía. Se trata de la conclusión de una etapa importante y de la apertura de una nueva, para el Dicasterio de la Curia Romana, que ha acompañado la vida, la maduración y las transformaciones del laicado católico, desde el Concilio Vaticano II hasta hoy».

Destacando el importante servicio desarrollado por el Dicasterio – que el beato Pablo VI no dudó en calificar como «uno de los mejores frutos del Concilio Vaticano II» –  el Papa Bergoglio se refirió, entre otros importantes logros, al acompañamiento de tantos movimientos y comunidades nuevas con gran impulso misionero, al papel de la mujer en la Iglesia, a las Jornadas Mundiales de la Juventud, que creó san Juan Pablo II. Y, agradeciendo al Señor por los abundantes frutos recibidos, exhortó a acoger con esperanza la reforma de la Curia Romana:

«A la luz del camino recorrido, es hora de mirar nuevamente con esperanza al futuro. Queda aún mucho por hacer, ampliando los horizontes y recogiendo los nuevos desafíos que la realidad nos presenta. De aquí nace el proyecto de reforma de la Curia, en particular la unión de vuestro Dicasterio con el Pontificio Consejo para la Familia, en conexión con la Academia para la Vida. Los invito, por lo tanto a acoger esta reforma, que los verá implicados, como signo de valorización y de estima por el trabajo que desarrollan y como signo de renovada confianza en la vocación y misión de los laicos en la Iglesia de hoy. El nuevo Dicasterio que nacerá tendrá como ‘timón’, para proseguir su navegación, por un lado la Christifideles laici y, por otro, la Evangelii gaudiumy la Amoris laetitia, teniendo como campos privilegiados de trabajo la familia y la defensa de la vida».

«En este particular momento histórico y en el contexto del Jubileo de la Misericordia, la Iglesia está llamada a tomar cada vez más conciencia de la necesidad de ser «la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas» (Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, 47). De ser Iglesia en permanente salida, ‘comunidad evangelizadora’, que sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos» (ibid 24)», reiteró el Papa Francisco, con una propuesta:

«Quisiera proponerles, como horizonte de referencia para su futuro inmediato,un binomio que se podría formular así: ‘Iglesia en salida – laicado en salida’. Así pues, también ustedes levanten la mirada, miren ‘fuera’, a los muchos ‘lejanos’ de nuestro mundo, a las tantas familias en dificultad y necesitadas de misericordia, a los tantos campos de apostolado aún por explorar, a los numerosos laicos con corazón bueno y generosos, que con gusto pondrían al servicio del Evangelio, sus energías, su tiempo, sus capacidades, si se les implicara, valorizara y acompañara con afecto y dedición, de parte de los pastores y de las instituciones eclesiásticas. Tenemos necesidad de laicos bien formados, animados por una fe escueta y límpida, cuya vida ha sido tocada por el encuentro personal y misericordioso con el amor de Cristo Jesús».

«Es el momento en que los jóvenes tienen necesidad de los sueños de los ancianos: en esta cultura del descarte, no nos acostumbremos a descartar a los ancianos. Animémoslos para que sueñen, para que como dice el profeta Joel, tengan sueños, aquella capacidad de soñar que nos dé la fuerza de nuevas visiones apostólicas», pidió el Obispo de Roma.

Y, renovando su agradecimiento, el Papa Francisco los alentó a abrirse «condocilidad y humildad a las novedades de Dios», «como hizo María, nuestra madre y maestra en la fe».

(CdM – RV)

Papa Francisco: La misión del cristiano es testimoniar con alegría y humildad el Evangelio

Papa Francisco: La misión del cristiano es testimoniar con alegría y humildad el Evangelio

Por Alvaro de Juana

El Papa reza el Ángelus. Foto: Alexey Gotovsky / ACI Prensa

El Papa reza el Ángelus. Foto: Alexey Gotovsky / ACI Prensa

VATICANO, 03 Jul. 16 / 05:22 am (ACI).- Desde la ventana del estudio en el Palacio Apostólico, el Papa Francisco comentó el Evangelio del día y después rezó el Ángelus junto a miles de fieles que los escucharon desde la Plaza de San Pedro recordar cual es la verdadera misión del cristiano: ser testimonio alegre del Evangelio.

El Papa aseguró que “la del cristiano en el mundo es una misión estupenda y destinada a todos” y “ninguno está excluido; ella requiere mucha generosidad y sobre todo la mirada y el corazón dirigida a lo alto para invocar la ayuda del Señor”. “Hay mucha necesidad de cristianos que testimonien con alegría el Evangelio cada día”.

Francisco, dirigiéndose a fieles y pastores, subrayó que “estamos llamados a aprender cada vez más el arte de estar alegres, no por motivos humanos, sino por la certeza de que ‘nuestros nombres están escritos en el cielo, es decir, que estamos predestinados a ser impregnados del amor de Jesús, ya en esta tierra, y sobre todo en la otravida”.

Francisco pidió invocar a Dios “el Señor de la mies, para que mande obreros a su mies”. “Los ‘obreros’ de los que habla Jesús son los misioneros del Reino de Dios, que Él mismo llamaba y enviaba de dos en dos a cada ciudad”. El Papa explicó que su misión era “anunciar un mensaje de salvación para todos diciendo ‘está cerca el Reino de Dios’”.

“Los misioneros anuncian siempre un mensaje de salvación a todos. No solo los misioneros que van lejos, también nosotros, misioneros cristianos, decimos una buena palabra de salvación. Este es el don que nos da Jesús con el Espíritu Santo. Este anu

“Jesús ha ‘acercado’ a Dios a nosotros; en Jesús Dios reina en medio de nosotros, su amor misericordioso vence del pecado y la miseria humana”, dijo el Papa.

Francisco afirmó que “esta es la Buena Noticia que los ‘obreros’ deben llevar a todos: un mensaje de esperanza y de consuelo, de paz y de caridad”.

“El Reino de Dios se construye día a día y ofrece ya en esta tierra sus frutos de conversión, de purificación, de amor y de consuelo entre los hombres”.

El Pontífice explicó también que el discípulo de Jesús, para desarrollar esta misión, debe “ser consciente de la realidad difícil y a veces hostil que lo espera”. “Jesús sabe que la misión viene obstaculizada por el maligno”, recordó.

“El obrero del Evangelio se esforzará por ser libre de condicionamientos humanos de todo género, no llevando bolsa, ni sandalias, ni dinero, como ha recomendado Jesús para confiar solo en la potencia de la Cruz de Cristo”.

Francisco añadió que “esto significa abandonar cada motivo de orgullo personal y hacerse humildemente instrumento de la salvación obrada por el sacrifico de Jesús, muerto y resucitado por nosotros”.

El Pontífice concluyó pidiendo al Espíritu Santo que “todos los bautizados sean testimonios de Cristo, constructores de comunidades cristianas ricas de fe y caridad, renovadoras del mundo según el Evangelio”.

Después de rezar y saludar a los peregrinos, el Papa recordó, con motivo del Jubileo de la Misericordia, que el próximo miércoles se celebra la memoria de Santa María Goretti, “la joven mártir que antes de morir perdonó a sus asesinos”. “¡Esta joven valiente merece un aplauso de toda la Plaza!!, pidió.

Papa Francisco: La misericordia no es “abstracta” y sin obras está muerta

Papa Francisco: La misericordia no es “abstracta” y sin obras está muerta

El Papa Francisco en la audiencia jubilar de hoy en la Plaza de San Pedro. Foto Daniel Ibañez (ACI Prensa)

El Papa Francisco en la audiencia jubilar de hoy en la Plaza de San Pedro. Foto Daniel Ibañez (ACI Prensa)

VATICANO, 30 Jun. 16 / 07:15 am (ACI).- En su reflexión esta mañana en la audiencia jubilar en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco explicó que “la misericordia no es una palabra abstracta sino un estilo de vida” ya que una persona puede decidir ser misericordiosa o no, puede decidir involucrarse y ayudar a los demás o ser indiferente ante las necesidades del prójimo.

El Papa comenzó su reflexión afirmando que es necesario hacer un “serio examen de conciencia” sobre las obras de misericordia en la vida cotidiana.

“Es bueno, de hecho, no olvidar nunca que la misericordia no es una palabra abstracta, sino un estilo de vida. Una persona puede ser misericordiosa o puede ser no misericordiosa. Es un estilo de vida, yo elijo vivir como misericordioso o elijo vivir como no misericordioso. Una cosa es hablar de misericordia, otra es vivir la misericordia”.

El Santo Padre explicó que “la misericordia sin las obras está muerta en sí misma. ¡Propiamente! Lo que hace viva la misericordia es su constante dinamismo para ir hacia el encuentro de las necesidades de aquellos que están en dificultad espiritual y material”

A veces, alertó el Pontífice, “pasamos delante de situaciones de dramática pobreza y parece que no nos tocan; todo continúa como si nada pasara, en una indiferencia que al final nos hace hipócritas y, sin que nos demos cuenta, termina en una forma de letargo espiritual que hace insensible el ánimo y estéril la vida”.

Cuando esto sucede, dijo Francisco, las personas se convierten en “gente que pasa sin vivir, es gente que no sirve a los otros. Y recuerden bien:quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Tras recordar que quien ha experimentado la misericordia de Dios en la propia vida no puede permanecer insensible ante las necesidades de los otros, el Papa resaltó que “no se puede hacer esperar a una persona que tiene hambre: es necesario darle de comer. Jesús nos dice esto. Las obras de misericordia no son temas teóricos, sino que son testimonios concretos. Obligan a remangarse las mangas para aliviar el sufrimiento”.

“A causa de los cambios de nuestro mundo globalizado, algunas pobrezas materiales y espirituales se han multiplicado: demos, pues, espacio a la fantasía de la caridad para individuar nuevas modalidades operativas. De este modo, el camino de la misericordia será siempre más concreto”.

El Papa Francisco subrayó asimismo que “a nosotros, por lo tanto, se nos pide permanecer vigilantes como centinelas, para que no suceda que, frente a las pobrezas producidas por la cultura del bienestar, la mirada de los cristianos se debilite y sea incapaz de mirar lo esencial”.

“Mirar lo esencial ¿qué significa? Mirar a Jesús. Mirar a Jesús en el hambriento, en el preso, en el enfermo, en el desnudo, en aquel que no tiene trabajo y debe mantener a una familia. Mirar a Jesús en estos hermanos y hermanas nuestros”.

“Mirar a Jesús en aquel que está solo, triste, en aquel que se equivoca y necesita un consejo, en aquel que necesita hacer un camino en silencio para que se sienta en compañía”.

Estas, concluyó el Papa, “son las obras que Jesús nos pide. Mirar a Jesús en ellos, en esta gente. ¿Por qué? Porque Jesús a mí, a todos nosotros, nos mira así”.

El Santo Padre también dio gracias por su reciente viaje a Armenia, la primera nación cristiana del mundo, realizado del 24 al 26 de junio, y alentó a la paz en esa región.

Francisco asegura que Benedicto XVI ‘personifica la santidad’

Francisco asegura que Benedicto XVI ‘personifica la santidad’

El Santo Padre escribe el prólogo para un libro conmemorativo del 65º aniversario sacerdotal del papa emérito. El volumen consta de un conjunto de homilías sacerdotales de Benedicto XVI

Enseñar y aprender el amor de Dios - BAC, Biblioteca de Autores Cristianos

Enseñar Y Aprender El Amor De Dios – BAC, Biblioteca De Autores Cristianos

(ZENIT – Roma).- “Cuando leo las obras de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI me resulta cada vez más claro que él ha hecho y hace «teología de rodillas»: de rodillas porque, antes incluso que ser un grandísimo teólogo y maestro de la fe, se ve que es un hombre que cree verdaderamente, que ora verdaderamente; se ve que es un hombre que personifica la santidad, un hombre de paz, un hombre de Dios”.

Así comienza el prefacio que el papa Francisco ha escrito para el libro “Enseñar y aprender el amor de Dios”, primer volumen de la serie: Joseph Ratzinger/Benedicto XIV,Textos selectos, que consta de 7 volúmenes que se publicarán anualmente, de 2016 a 2022, en España por la editorial BAC.

El Pontífice asegura en el prefacio que Benedicto XVI “encarna ejemplarmente el corazón de toda la acción sacerdotal”: ese profundo enraizamiento en Dios sin el cual toda la capacidad organizativa posible y toda la presunta superioridad intelectual, todo el dinero y el poder resultan inútiles. Él encarna –asegura Francisco– esa constante relación con el Señor Jesús sin la cual nada es ya verdadero, todo se convierte en rutina, los sacerdotes en asalariados, los obispos en burócratas y la Iglesia deja de ser la Iglesia de Cristo y se convierte en un producto nuestro, una ONG a fin de cuentas superflua.

Yo me permito decir –indica el Papa– que si alguno tuviera en algún momento dudas sobre el centro del propio ministerio, sobre su sentido, sobre su utilidad, si en algún momento le vinieran dudas sobre lo que los hombres esperan verdaderamente de nosotros, medite profundamente las páginas que se nos ofrecen en este libro, porque los hombres esperan de nosotros sobre todo lo que en este libro se encuentra escrito y testimoniado.

Por otro lado, asegura que leyendo este volumen se ve claramente como el papa emérito, en los sesenta y cinco años de sacerdocio que se celebran el 29 de junio próximo, “ha vivido y vive, ha testimoniado y testimonia ejemplarmente esta esencia del actuar sacerdotal”.

Tal y como explica el papa Francisco, el cardenal Ludwig Gerhard Müller ha afirmado con autoridad que la obra teológica de Joseph Ratzinger, antes, y de Benedicto XVI, después, “lo sitúa en esa serie de grandísimos teólogos que han ocupado la cátedra de Pedro; como, por ejemplo, el papa León Magno, santo y doctor de la Iglesia”.

Del mismo modo, asegura que Benedicto XVI sigue testimoniando, quizás ahora de un modo todavía más luminoso desde el monasterio Mater Ecclesiae, “ese íntimo núcleo del ministerio sacerdotal que los diáconos, los sacerdotes y los obispos nunca deben olvidar”. Es decir, que el primer y el más importante servicio no es la gestión de los ‘asuntos corrientes’, sino rezar por los demás, sin interrupción, con alma y cuerpo, precisamente como lo hace hoy el papa emérito.

Por otro lado, Francisco subraya que la oración, “nos dice en este libro y nos testimonia Benedicto XVI”, es el factor decisivo: es una intercesión de la que tienen más necesidad que nunca tanto la Iglesia como el mundo.Este volumen, explica Francisco en el prólogo, está dirigido en la misma medida a los sacerdotes y a los fieles laicos.  Se puede leer el texto completo del prefacio en COPE 

El Papa dedica a los menores la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado

El Papa dedica a los menores la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado

“A menudo los niños llegan solos al país de destino, no consiguen hacerse oír y se convierten con facilidad en víctimas de graves violaciones de los derechos humanos”

Inmigrantes llegan a Lesbos (Foto- Darrin Zammit Lupi : JRS Europa - 26 de enero 2016)

Inmigrantes Llegan A Lesbos (Foto- Darrin Zammit Lupi : JRS Europa – 26 De Enero 2016)

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- “Menores migrantes, vulnerables y sin voz” es el tema elegido por el Santo Padre para la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado que se celebra el 15 de enero de 2017.

Así lo indica un comunicado publicado hoy por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, subrayando  que “la migración es un fenómeno mundial, no solamente europeo o mediterráneo”,  ya que “afecta a todos los continentes” y “no atañe exclusivamente a las personas en busca de trabajo o de mejores condiciones de vida, sino también a los adultos y menores que huyen de auténticas tragedias”. Además, recuerdan que “a menudo los niños llegan solos al país de destino, no consiguen hacerse oír y se convierten con facilidad en víctimas de graves violaciones de los derechos humanos”.

Con este mensaje, el dicasterio asegura que es necesario garantizar que en cada país los migrantes que llegan y sus familias, gocen del respeto pleno de sus derechos. Y precisan que “la preocupación más grande es la suscitada por la condición de los menores en el contexto de la migración internacional”. Efectivamente, “los niños y las mujeres representan las categorías más vulnerables dentro de este gran fenómeno y los menores son los más frágiles, a menudo hasta invisibles, porque carecen de documentos o no tienen quien les acompañe”.

Por todo ello, con el tema “Menores migrantes, vulnerables y sin voz” el Santo Padre quiere poner en el centro de la atención “a los más pequeños entre los pequeños”.

También se recuerda que en ocasión de la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado se publicará, como es habitual, un mensaje del Santo Padre.

Esta Jornada tiene su origen en la circular “El dolor y la preocupación” que la Sagrada Congregación Consistorial mandó el 6 de diciembre de 1914 a los Ordinarios diocesanos italianos en la que se solicitaba, por primera vez, la institución de una “Jornada anual de sensibilización sobre el fenómeno de la migración” y también para “organizar una colecta en favor de las obras pastorales para los emigrantes italianos y la formación de los misioneros para emigración”.

La consecuencia de aquella misiva fue la celebración, el 21 de febrero de 1915, de la primera Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado.

¿Por qué viaja Papa Francisco a Armenia?

¿Por qué viaja Papa Francisco a Armenia?

“Visita al primer país cristiano” – RV

 

(RV).- “En Armenia no se habla de otra cosa. Francisco para nosotros es una clave de alegría, esperanza y tranquilidad”, así lo ha asegurado Mons. Antraning Ayvazian de la iglesia armenio católica de Siria presente en la Oficina de Prensa de la Santa Sede este martes 21 en la presentación ante los periodistas del viaje del Papa a Armenia que se llevará a cabo del 24 al 26 de junio.

“Le quieren a pesar de que no son católicos”, explica el monseñor armenio mientras detalla que en este país del Cáucaso el 90% de la población son cristianos apostólicos y el 10% cristianos católicos.

Se trata del décimo cuarto viaje internacional del Papa y el país número 22 que visita en su Pontificado.  Un viaje al Cáucaso que tendrá dos etapas, la primera será Armenia y la segunda a principios de octubre, cuando visitará Azerbaiyán y Georgia, según explicó Federico Lombardi, director de la oficina de prensa del Vaticano.

Pero, ¿cuáles son los motivos de la visita de Papa Francisco a Armenia? Según explicó Padre Lombardi una de las razones se debe a la relación entre Padre Francisco y el Catholicos armeno, quien ya estuvo presenten en Roma durante la elección del Santo Padre en marzo de 2013. Además, y como un cuestión de peso, el Obispo de Roma llega a la Tierra de Noé para abrazar a la minoría católica. Tampoco se puede olvidar la misa que presidió Papa Francisco en abril de 2015 por el aniversario del genocidio armenio, en la que estuvieron gran parte de las autoridades religiosas y políticas del país.

Armenia es una de las civilizaciones más antiguas del mundo. En el curso de sus más de dos mil años de historia los armenios han sobrevivido innumerables persecuciones, guerras y masacres que fueron superadas gracias a su gran identidad y orgullo nacional, fundado sobre la fe cristiana y sobre su lengua propia.

Dicen que en Armenia “las piedras gritan” por todo lo que han visto a lo largo de sus existencia, y en las iglesias y monasterios del país, llama la atención la cantidad de piedras que hay labradas con frases de la Biblia o diferentes momentos de la historia religiosa del país, ya que los innumerables invasores que han entrado en Armenia a lo largo de los años lo primero que hacían eran quemar los documentos de las bibliotecas, así como libros. Así que los armenios optaron por escribir en piedra.

“Visita al primer país cristiano” es el lema del viaje del Papa Francisco a la“Tierra de Noé”, ya que fue en el monte Ararat donde llegó -según explica la Biblia en el Génesis- el arca de Noé después del Diluvio Universal “El decimoséptimo día del séptimo mes, el arca se detuvo sobre las montañas de Ararat”. Y en Yereván, la capital armenia, todo gira en torno a él. Mires donde mires la vista te lleva a él, siempre firme, con la nieve en lo alto permanentemente, la gran mayoría de los días con niebla otros no. Una montaña que aman pero que geográficamente pertenece a Turquía, el país vecino y con el que mantienen la frontera terrestre cerrada y no buenas relaciones. Hasta allí, hasta los pies del Ararat llegará Francisco para rezar en el monasterio de Khor Virap, donde vivió 13 años encerrados en un pozo,san Gregorio de Narek, el Iluminador, a quien el Santo Padre nombró el año pasado Doctor de la Iglesia.

(Mónica Zorita- Radio Vaticano)

Papa Francisco: “La crisis del matrimonio es porque no se sabe lo que es el sacramento” — Aleteia.org | Español

Discurso con el que el papa Francisco abrió, la tarde de este 16 de junio en la catedral de Roma, la Basílica de San Juan de Letrán, el Congreso Diocesano sobre el tema La Alegría del Amor, el camino de las familias: La letizia dell’amore: il cammino delle famiglie a Roma: este es el tema del encuentro…

a través de Papa Francisco: “La crisis del matrimonio es porque no se sabe lo que es el sacramento” — Aleteia.org | Español

A %d blogueros les gusta esto: